Avda. Gonzalo Navarro, P-12, Nave A. Pol. Río do Pozo

Alertamos del peligro de medir con termómetros infrarrojos

En Cofersa Seguridad seguimos analizando las diferentes soluciones que se están ofreciendo para atajar el contagio y detectamos ciertos riesgos que hay que prevenir.

Dado que muchas empresas y organizaciones han comenzado a adquirir termómetros infrarrojos, en Cofersa Seguridad queremos dejar claro que, “para que estos realicen una medición eficaz es preciso colocarlos entre 1 cm y 15 cm de distancia, por lo que no se puede mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros”.

Desde la compañía señalamos que si lo que quiere es comprobar la fiebre de forma individual, se pueden utilizar cámaras termográficas de mano, sistemas que son capaces de detectar la temperatura corporal a mayor distancia, disminuyendo así los riesgos que entraña la cercanía social.

Cámaras de ozono

También queremos alertar de la compra indiscriminada de las cámaras de ozono y de los riesgos que entraña usar mal estos dispositivos. “Autónomos y empresas están comprando, muchas veces por Internet, equipos bastante caros que no eliminan virus ni desinfectan, sino que solo purifican el aire, ya que las concentraciones de ozono son pequeñas”, señala Julián Castaño, director de Ingeniería de Cofersa Seguridad.

A este respecto, el Ministerio de Sanidad ha puesto de manifiesto recientemente los riesgos de las máquinas de ozono y de las medidas de seguridad que es preciso respetar si se utilizan para desinfección de locales.

Desde Cofersa recuerdamos que las empresas que venden estos aparatos deben disponer de una autorización y los usuarios seguir atentamente las recomendaciones del fabricante a la hora de utilizarlos, entre las que se encuentran no aplicar en presencia de personas, realizar la aplicación con equipos de protección, ventilar el lugar desinfectado antes de su uso y conocer las posibles reacciones que puede sufrir el ozono al entrar en contacto con otros químicos.

Hay otras opciones de higiene como los biocidas (sustancias o mezclas que están compuestas por, o generan, una o más sustancias activas (incluidos los microorganismos) cuyo objetivo es destruir, contrarrestar, neutralizar, impedir la acción o ejercer un control de otro tipo sobre cualquier organismo nocivo), pero desde la compañía gallega también señalan que hay que usarlos con precaución. “Es mejor consultar antes y no lanzarse a comprar lo que digan en televisión”, asegura el técnico.