Avda. Gonzalo Navarro, P-12, Nave A. Pol. Río do Pozo

Cómo proteger a los menores de los desconocidos

Es responsabilidad de los padres concienciar a los menores para que no confíen en extraños ¿Cuándo se debe empezar a tratar este tema con los hijos? Desde que comienzan a comprender lo que ocurre a su alrededor.

El extraño

Para defenderse de los desconocidos, primero hay que saber lo que son. Da explicaciones sencillas pero precisas. Las historias siempre son más fáciles de recordar, sobre todo para los niños, así que en lugar de basarte en una definición, intenta relatar una historia.

En estos casos, las películas de Disney pueden ser un buen recurso. Un ejemplo podría ser: «Existen personas que hacen daño a la gente. Estas personas son muy listas y se disfrazan para que no les descubra la policía y les castigue.


Ejemplo a seguir

Los niños aprenden por observación. Es eficaz que tu hijo vea cómo te desenvuelves tú ante las situaciones de las que quieres prevenirle. Un truco es hacer que os habéis perdido por la calle e ir a preguntarle a un policía para que te ayude. Enséñale a distinguir en qué personas puede confiar siempre o a dónde acudir en caso de que se pierda o se encuentre en peligro, como una tienda o un punto de encuentro, previamente fijado.

Imaginar situaciones

No hay nada que les guste más a los niños que jugar y esta es una buena estrategia para enseñarle a mantenerse a salvo. Plantéale cuestiones como ¿qué harías si un desconocido te ofrece un caramelo? ¿qué harías si un desconocido te dice que conoce a tus papás? Tras conocer cuáles serían sus reacciones, oriéntale en caso de que no sean las correctas y prémiale si lo son.

Memorizar sus datos personales

Ayuda a tu hijo a aprenderse su nombre y su apellido. A medida que crezca, ayúdale a que se aprenda también su dirección y tu número de teléfono. Cuando los niños son muy pequeños y no consiguen memorizar los datos, métele una tarjeta en la mochila o en el bolsillo donde aparezca toda esta información.

Personas de confianza

Además de los familiares, da a tu hijo otras figuras de referencia en las que confiar, como guardias de seguridad o dependientas. Tendrás que hacerlo persona por persona. Por ejemplo, «la mamá de Juan es amiga de la familia, pero el cartero no lo es».

Enséñale a gritar

Practica con tu hijo en casa cómo y qué gritar en una situación de peligro como: «¡Socorro, necesito ayuda!», «¡Auxilio!”.

Prepárale para estar solo en casa

A cierta edad, los niños pueden quedarse solos en casa, pero enséñale cómo actuar si alguien llama a la puerta.

La trampa de Internet

Hay que enseñar a los adolescentes a no fiarse de aquellas personas que no conocen. Por eso, mantener una buena comunicación con ellos es muy importante. Cuanto más confianza exista con los hijos, más posibilidades habrá de que, llegado el caso, cuente a los padres lo que ocurre en las redes sociales y si se siente amenazado.