Avda. Gonzalo Navarro, P-12, Nave A. Pol. Río do Pozo

El mejor sistema antirrobo es la prevención

Ante la oleada de robos que se está produciendo este verano, te recordamos que la prevención es el mejor sistema de seguridad.

Los sistemas de seguridad no se deben improvisar, sino que es imprescindible realizar un estudio minucioso del hogar o negocio para escoger el dispositivo más adecuado.

“En ocasiones, se colocan aparatos poco eficaces porque decidimos a última hora ante la urgencia por marchar de vacaciones. Así, por ejemplo, muchas personas optan por colocar alarmas que se controlan desde el móvil, cuando los dispositivos realmente seguros son los que se conectan a una central receptora”, señala Julián Castaño, director del Departamento de Ingeniería de Cofersa Seguridad.

Como la improvisación puede ser sinónimo de desprotección, en la compañía naronesa recomiendan realizar un estudio “in situ” para determinar el tipo de herramientas más adecuado.

Si no se tiene tiempo para realizar un análisis previo, siempre se pueden tener en cuenta estas reglas para marchar de vacaciones más tranquilo:

  1. No informar del viaje: sobre todo no publicar nada en redes sociales, porque se pueden dar pistas a los asaltantes de que la vivienda o negocio queda en situación vulnerable.
  2. No dejar todo cerrado: A veces es preferible dejar las persianas levantadas, ropa tendida, alguna luz encendida y pedir a un vecino que recoja las cartas del buzón y a un familiar que airee o abra la casa de vez en cuando.
  3. No esconder la llave en lugares típicos como el felpudo de la puerta o debajo de una maceta.
  4. No dejar dispositivos activados. Si se puede, colocar un sistema de alarma digital de forma provisional y dejar para la vuelta de vacaciones el estudio estratégico de seguridad.

Los 4 pilares de la seguridad

Alarmas

Las alarmas son la medida de seguridad con mayor efecto disuasorio, sin embargo en Cofersa Seguridad recuerdan que sólo el 7 % de los españoles cuenta con una, según la OCU. Estos dispositivos son los más útiles para prevenir asaltos, pero, por si solos, son insuficientes.

Puertas blindadas

Entre las medidas más eficaces se encuentra el uso de puertas blindadas. Las más seguras son las acorazadas, con toda la estructura interna así como el cerco de acero, aunque son también las más caras. Las puertas blindadas, de madera reforzada con chapas de acero, resultan más asequibles y también mejoran de forma notable la seguridad. Las encontramos en un rango de precios de entre 1.000 y 2.000 euros.

Cerraduras

El cilindro del dispositivo debe ser lo más resistente posible a la rotura y al taladrado, técnicas usadas para forzar su mecanismo. También cuenta la forma y variedad de sus pitones, pensados para dificultar un ataque con ganzúa. Por unos 90 euros se pueden encontrar algunos de los mejores cilindros del mercado.

Ventanas

Las rejas son una opción obvia, pero desde luego no la mejor estéticamente. La alternativa pasa por ventanas con cristal doble, más difíciles de romper, y material laminado, que alternan en su composición vidrio y sintético. Las ventanas oscilobatientes (las que permiten abrirse solo un poco por arriba) también aportan mayor seguridad que las convencionales o correderas gracias a su sistema de bloqueo. Otra opción es instalar ventanas con cerradura por dentro.

Videovigilancia

Las cámaras de seguridad son métodos disuasorios verdaderamente útiles, además de ofrecer información fundamental en caso de querer denunciar un asalto o robo. Existe una amplia gama de dispositivos de diferentes precios, pero su colocación pasa por un estudio detallado del espacio.