Avda. Gonzalo Navarro, P-12, Nave A. Pol. Río do Pozo

Errores más habituales al elegir alarma

Cada vez son más los gallegos que recurren a sistemas de alarmas para mejorar la protección de sus propiedades ante el miedo a robos y asaltos tanto a viviendas como a comercios, pero una gran parte no compara las marcas y se guía por los factores como el precio y la mayor presencia publicitaria o popularidad de las firmas.

Ramón Naveiras, responsable de Cofersa Seguridad, empresa líder del sector en Ferrolterra, señala los 7 errores más comunes que se suelen comenten antes de instalar una alarma y recuerda que la eficacia de estos sistemas no está en relación con una mayor presencia publicitaria.

1. No estudiar la ubicación de la alarma
Es imprescindible realizar un estudio previo del lugar en el que se va a hacer la instalación. No es lo mismo una casa unifamiliar que un piso, ni un negocio como un restaurante que un banco o joyería. La alarma tiene que ser de un tipo o de otro en función de su ubicación y servicio que ha de ofrecer.

2. Sistemas poco efectivos
Para abaratar costes y presentar precios más suculentos, son muchas las empresas que ofertan alarmas inalámbricas, un sistema que, si no cumple con determinadas garantías, se puede inhibir y permitir la entrada a la vivienda de asaltantes y okupas. En este sentido, las alarmas cableadas son mucho más seguras que las primeras, aunque tienen un coste algo más elevado.

3. Pocas vías de comunicación
Conocer si el sistema de seguridad oferta más de una vía de comunicación, será una garantía para asegurarse de que la alarma será capaz de eludir una posible inhibición por parte de los cacos.

4. Diversas cuotas
Es común que muchas empresas facturen a sus clientes más de una cuota mensual, entre las que diferencian mano de obra, desplazamientos, revisiones, instalaciones etc. de forma injustificada.

5. Mal asesoramiento e instalación
Al margen de las alarmas poco efectivas que son inhibibles, el usuario de una alarma debe tener muy en cuenta que la instalación de su dispositivo se realice correctamente por operarios especializados y que sea posible recibir una asesoramiento correcto para la resolución de cualquier duda.

6. Permanencia
La letra pequeña en muchas ocasiones esconde cláusulas de permanencia que los clientes de las alarmas de seguridad, avisos con meses o semanas de antelación o incluso pago de penalizaciones. Por este motivo es importante buscar una empresa especializada en alarmas de seguridad que ofrezca garantías tanto en protección como facilidad a la hora de cursar una baja a través de un sencillo mail o llamada telefónica.

7. Complicada gestión de alarma
Hay alarmas en el mercado que son un auténtico dolor de cabeza para sus usuarios. La imposibilidad en la gestión de esta para activar y desactivar, así como el control e informes, hace que en muchas ocasiones se decida dar de baja un dispositivo.