Avda. Gonzalo Navarro, P-12, Nave A. Pol. Río do Pozo

Gadgets para tener una mayor seguridad en el hogar

La seguridad en el hogar es una de las grandes preocupaciones actuales. El avance de las tecnologías ha dado como resultado la aparición de numerosos gadgets que cualquier usuario puede instalar para optimizar las medidas de protección más allá de la clásica alarma.

Smartphone

Un aspecto muy destacado que ha traído consigo la domótica, es que la mayor parte de estos aparatos se pueden utilizar desde el propio teléfono móvil, lo que aporta una enorme flexibilidad a los dueños de los inmuebles.

Eso sí, para controlarlos hay que tener al menos algo de idea de su funcionamiento. En este sentido, al igual que sucede con cualquier otra tecnología, cada vez resultan más sencillos de utilizar y configurar, de modo que con poner un poco de atención, cualquiera puede conseguir que su casa se encuentre totalmente segura.

Cámaras

Como cabe esperar, los dispositivos más utilizados para asegurar un inmueble son las cámaras de videovigilancia. Aparte de las que se colocan en las esquinas y que graban sin parar, hay otros modelos interesantes que conviene apuntar.

El primero de ellos es el modelo de 360 grados que es capaz de llegar a cada rincón de una habitación. Están a la venta para cualquier usuario, que no tendrá complicaciones para colocarla y controlarla desde el smartphone, donde su configuración permite hasta la grabación nocturna en los modelos más avanzados.

Cámaras inteligentes

Asimismo, el mercado se dirige a la instalación cada vez más a menudo de cámaras inteligentes capaces de identificar todo tipo de presencias y de almacenar todo lo grabado en la nube. Es más, ya se está trabajando en dispositivos capaces de llevar a cabo técnicas de reconocimiento facial gracias a la Inteligencia Artificial.

Por otro lado, también están a disposición de los dueños preocupados por la protección de su morada cámaras espías que pueden colocar en los lugares más insospechados. Este tipo de equipos suelen utilizarse cuando no solo los habitantes del inmueble acceden al mismo.

Llaves y cerraduras electrónicas

Aparte de las cámaras, las llaves son claves para frenar la entrada de cualquier intruso. En este caso, las hay electrónicas que funcionan con tecnología RFID. Esto significa que solo es necesario acercarla a la cerradura para que esta sepa que está autorizada a abrirse. Por supuesto, estas llaves están encriptadas y es prácticamente imposible duplicarlas.

Asimismo, ya se comercializan cerraduras inteligentes, cuyo mayor aporte a la seguridad del hogar se halla en que permiten la configuración de llaves digitales con fecha de caducidad y la automatización del sistema de apertura.

Mayor protección

Si además de los anteriores gadgets se buscan medidas de seguridad aún más sofisticadas, es posible hacerse con dispositivos anti-inhibición, los cuales están desarrollados para evitar que los ladrones u otro tipo de intrusos se cuelen en el domicilio empleando equipos encargados de inhibir el funcionamiento de las alarmas instaladas.

Por otro lado, los sensores de vibración se pueden colocar tanto en las ventanas como en las puertas para detectar cualquier movimiento cercano. Gracias a la inteligencia artificial, algunos de estos sistemas incluso tienen la capacidad para conocer qué tipo de actividad se está produciendo para evitar así cualquier tipo de falsa alarma.

Maniobras de distracción

Además de los productos diseñados exclusivamente para mantener el hogar como si de un fortín se tratase, hay otros gadgets que ayudarán a mantener alejados a los amigos de lo ajeno, ya que se encargarán de engañarles sobre la presencia de personas.

Unos de los más útiles son los altavoces inteligentes, ya que se pueden programar para se activen cuando se desee o directamente desde el teléfono móvil. De ese modo, se escucharán tanto voces como música en el momento en que se crea conveniente.

Más domótica

A esto hay que añadir otros dos productos que son útiles para estos menesteres. Unos son los rieles motorizados que facilitan la apertura programada de cortinas mediante alguno de los asistentes populares del mercado, estilo Alexa o Google Assistant.

Los otros son las lámparas inteligentes, que se encenderán a voluntad del propietario para que parezca que siempre hay alguien en la vivienda y, de ese modo, disuadir a los posibles ladrones de un allanamiento o robo.

(Fuente: Crónica directo)