Avda. Gonzalo Navarro, P-12, Nave A. Pol. Río do Pozo

Seguimos realizando el mantenimiento de las PCI

A pesar del estado de alarma, os informamos de que en Cofersa Seguridad seguimos realizando el mantenimiento de las instalaciones de protección contra incendios

Todos nuestros efectivos están funcionando, eso sí, cumpliendo todas las medidas de seguridad e higiene y, en particular, evitando aglomeraciones.

También os recordamos lo siguiente, haciéndonos eco de lo publicado en la revista Cuadernos de Seguridad:

  • Ninguno de los decretos que sobre la crisis del COVID-19 ha aprobado el gobierno hasta la fecha, prohíbe la actividad económica de las empresas instaladoras y mantenedoras de equipos y sistemas de protección contra incendios.
  • La instalación y mantenimiento de PCI es seguridad industrial de personas y bienes.
  • Ninguno de los decretos aprobados hasta la fecha por el gobierno suspende las obligaciones derivadas de los reglamentos que regulan la instalación y mantenimiento de equipos de protección contra incendios.
  • Aunque el establecimiento del cliente haya cerrado voluntariamente o se dedique a actividades que hayan sido prohibidas (bares, discotecas, peluquerías, centros de enseñanza, etc.) sus equipos de protección contra incendios deben ser mantenidos, reparados o sustituidos cuando corresponda.
  • Las limitaciones de circulación de personas tienen como excepción causas de fuerza mayor o desplazamientos para cumplir obligaciones de servicios esenciales y la seguridad del establecimiento lo es.
  • Los operarios de las empresas de mantenimiento que se encuentren en activo, acudirán a los establecimientos de sus clientes guardando siempre las debidas medidas de prevención ordenadas por la autoridad sanitaria de cara a evitar contagios.

Tecnifuego señala también que, al estar vigentes todos los reglamentos que regulan la instalación y mantenimiento de equipos de PCI y alarma, y al permitir las autoridades a los dueños de las instalaciones cerradas, que puedan abrir los mismos para que los mantenedores cumplan con sus trabajos de prevención, mantenimiento y reparación, el dueño no puede negarse a hacerlo.

Además señala que si ocurre un siniestro en su establecimiento, el seguro de responsabilidad civil que tenga contratado no le va a cubrir ni a abonar indemnización sino tiene al día los mantenimientos de sus instalaciones.

Esta aclaración se debe a la pregunta lanzada por Tecnifuego “en el caso de un establecimiento comercial que esté afectado por la limitación del artículo 10.1 (y del anexo i), ¿el comerciante podrá entrar en él para llevar a cabo tareas de almacén, gestión del producto, etc., sin que esté en ningún momento abierto al público? asimismo, en dichas condiciones ¿podría trabajar el comerciante con su personal respetando las debidas distancias de seguridad?”