Avda. Gonzalo Navarro, P-12, Nave A. Pol. Río do Pozo

Solo se recupera lo robado en el 8% de las ocasiones, según la OCU

Cofersa Seguridad recuerda que  las medidas preventivas  como la colocación de alarmas y puertas blindadas son el arma más eficaz para evitar que los ladrones puedan entrar en los hogares y negocios.

Aunque existe la creencia de que los ladrones prefieren robar por la noche, lo cierto es que la mayor parte de los saqueos se producen a plena luz del día (más de 61%) y mientras trabajamos, es por ello que conviene ser cauteloso y extremar la seguridad con rutinas básicas que no tienen por qué repercutir en nuestro bolsillo.

Lo que nos defiende mejor de los maleantes es la combinación de varias medidas. O por decirlo de otro modo: no existe una que por si sola ahuyente a los ladrones de forma infalible.

No obstante, es igualmente cierto que servirse de cualquiera de ellas ya marca una diferencia con no hacerlo: incluso una selección de las más simples reduce las posibilidades de ser víctima de sus acciones. De hecho, basta con una actitud más prudente, que sale gratis, para bajar el riesgo, según indican en la OCU.

Alarmas

Las alarmas son la medida de seguridad que tiene un efecto más disuasorio para los ladrones, solo que, a diferencia de lo que ocurre en Bélgica o Italia, donde entre el 20 % y el 25 % de las casas disponen de ellos, solo el 7 % de los encuestados españoles cuenta con una, según la OCU. Estos dispositivos son los que más mejoran las medidas de seguridad, pero es preciso acompañarlas de otros dispositivos de refuerzo.

Entre los que sí han optado ya por instalarlo, nueve de cada diez se pusieron en manos de profesionales y su satisfacción con el servicio es bastante elevada

Puertas blindadas

Entre las medidas más eficaces se encuentra el uso de puertas blindadas. Las más seguras son las acorazadas, con toda la estructura interna así como el cerco de acero, aunque son también las más caras. Las puertas blindadas, de madera reforzada con chapas de acero, resultan más asequibles y también mejoran de forma notable la seguridad. Las encontramos en un rango de precios de entre 1.000 y 2.000 euros.

Cerraduras

Concretamente el cilindro de la misma, que debe ser lo más resistente posible a la rotura y al taladrado, técnicas usadas para forzar su mecanismo. También cuenta la forma y variedad de sus pitones, pensados para dificultar un ataque con ganzúa. Además, la llave ha de disponer de un diseño de muescas antibumping. Por unos 90 euros puede encontrar algunos de los mejores cilindros del mercado.

Ventanas

Las rejas son una opción obvia, pero desde luego no la mejor estéticamente. La alternativa pasa por ventanas con cristal doble, más difíciles de romper, y material laminado, que alternan en su composición vidrio y sintético. Las ventanas oscilobatientes (las que permiten abrirse solo un poco por arriba) también aportan mayor seguridad que las convencionales o correderas gracias a su sistema de bloqueo. Otra opción es instalar ventanas con cerradura por dentro.